Redes inteligentes

Digitalización como ventaja comercial para las empresas eléctricas

No hay duda de que los modelos de negocio para las empresas eléctricas de hoy en día están cambiando. Su papel tradicional como proveedores de electricidad está siendo desafiado por el estancamiento o la disminución de las ventas de electricidad en algunas regiones. Los recursos de energía distribuida (RED) son cada vez más populares, incluidos los paneles solares fotovoltaicos y los dispositivos de almacenamiento de energía, y están teniendo un impacto mayor en los ingresos.

Los agentes europeos de la distribución eléctrica que fueron encuestados por la firma de investigación de mercado IDC Energy Insights piensan que los nuevos negocios y servicios que respaldan su negocio de electricidad y productos básicos representarán aproximadamente el 40 % de los ingresos de los servicios públicos en 2020. Para cumplir con esta demanda, muchos gestores de sistemas de distribución están explorando nuevas tecnologías digitales innovadoras. El objetivo es modernizar las operaciones del sistema de distribución energética y crear relaciones más sólidas con sus clientes. Con todo ello, estas empresas están empezando a descubrir que los esfuerzos en digitalizarse pueden abrir nuevas fuentes de ingresos para hacer crecer sus negocios, más allá de las ventas tradicionales de energía.

Son tres las tecnologías digitales más utilizadas por las empresas de distribución eléctrica, que ofrecen oportunidades para la transformación del negocio:

  1. Los sensores, combinados con herramientas de software avanzadas, se están implementando para atender mejor a la creciente demanda de los clientes de servicios públicos de energía fotovoltaica y almacenamiento. Las subestaciones de distribución alojan los interruptores, condensadores, transformadores y otros activos utilizados para mantener la energía de la red funcionando sin problemas. La conexión de los sensores a estos componentes, junto con una mayor automatización, permite una reconfiguración más rápida de la red y minimiza sus interrupciones. Con una medición de voltaje y potencia más precisa los RED se pueden integrar más fácilmente, con administración de voltaje en tiempo real para estabilizar las fluctuaciones, incluso cuando la generación distribuida intermitente está integrada.
  2. Los medidores inteligentes actúan como la puerta de entrada digital de las casas de los clientes. Cada vez es más frecuente verlos junto a termostatos conectados a Internet, calentadores de agua y otros aparatos. Con esta tecnología, los servicios públicos adquieren una nueva capacidad para ofrecer planes de reducción de la demanda y tasas de tiempo de uso. De este modo, los clientes ahorran dinero y los Operadores de Sistemas de Distribución (OSD) obtiene soporte para equilibrar la demanda en sus sistemas de distribución.
  3. Las Smart Grid digitales proporcionan a los OSD un camino más fácil para integrar tecnologías ubicadas en casa de cliente en las primeras etapas de la implementación. El incipiente mercado de coches eléctricos, por ejemplo, ofrece una oportunidad para el crecimiento de la carga eléctrica. Con un sistema de distribución digitalizado, los OSD pueden monitorizar las operaciones de carga en tiempo real y ofrecer planes de tarifas que incentiven programas de carga adaptados a la red. Estos sistemas podrían incluso utilizar las baterías de los coches eléctricos de los clientes como un nuevo recurso para ayudar a equilibrar la carga y otros servicios auxiliares.

Puedes obtener más información sobre las ventajas comerciales que las compañías eléctricas están descubriendo a través de redes que están cada vez más digitalizadas en el nuevo informe “Digital Grid Unleashed”. Descárgalo gratis para obtener más información sobre los cambios, desafíos y oportunidades que estas nuevas tecnologías pueden presentar para las distribuidoras actuales.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)