IoT

Inteligencia Artifical: La Respuesta al Apocalipsis de Datos del IoT

Cyril es de origen francés, con experiencia en ingeniería y gestión de proyectos internacionales.Se unió a Schneider Electric en 1994. Desde entonces, ha desempeñado una serie de funciones -tanto en Francia como en China- en varias áreas, incluyendo marketing, fabricación, cadena de suministro, desarrollo de negocios y adquisiciones y alianzas. Cyril es también el actual presidente de ODVA Inc., la organización internacional que apoya el desarrollo de tecnologías de redes abiertas basadas en el Common Industrial Protocol (CIP ™).

________________________________________________

“¿Internet de las Cosas?”. Hace no mucho, todos hemos dicho “¿El Internet de qué?!” al mencionarnos el “Internet de las Cosas”, igual que hemos contestado  “¿Quién es Siri?” o “¡¿Coches que vuelan?!”. Esos días han quedado atrás.

El Internet of Things (IoT) lo ha cambiado todo y en todas partes. Y, lo que es más, a una velocidad de récord. En Schneider Electric estamos respondiendo a través de la implementación del big bang que brindó el IoT en sus primeros pasos (esto es, el Big Data), tecnologías transformadoras en sensores y mobilidad, y el poderoso presente del IoT: la inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés).

Hoy en día, los tentáculos del IoT están increíblemente extendidos. El IoT es el culpable tanto de las decenas de sabores de galletas y refrescos en cualquier estante de supermercado, como de que las líneas de producción controladas informáticamente puedan remodelar un proceso rápidamente. Y es, también, el motivo por el que todo el mundo, desde propietarios de inmuebles hasta obreros de la construcción, puede controlar de cerca su gasto energético. Los beneficios son, por tanto, inconmensurables.

Existen equipamientos conectados para el sector primario, gracias a los cuales un agricultor puede ajustar, a distancia, sus sistemas de riego, basándose en las condiciones de clima y viento en tiempo real, ahorrando así tanto agua como la energía que necesitan las bombas. El IoT puede, así mismo, mejorar la eficiencia de los robots industriales.

Eso es lo que el IoT nos da hoy. Todavía más emocionante es lo que está por venir. Es ahí donde la inteligencia artificial entra en el juego, y es que está llevando el IoT a un nivel superior. Este salto c. Estas tres corrientes nos exigen que hagamos más con menos, incluso cuando hablamos de energía.

Básicamente, la realidad es que estamos entrando en un ciclo de transformación mayúscula en prácticamente todos los sectores, gracias a la IA y a la conectividad generalizada. Mañana, tu coche conectado te dirá cuando es realmente necesario acudir al taller. Quizá veremos máquinas y equipamiento en data centers o fábricas que, gracias a los servicios digitales, podrán incluso auto-repararse. ¿No está mal, no?

El combustible que impulsa la IA

A estas alturas, el volumen de datos adquiridos por dispositivos IoT es masivo, y dicha cantidad no hace más que ampliarse. La estimación más reciente concluye que, en 2020, habrá 30.000 millones de dispositivos conectados a internet (IHS, Marzo de 2016). Es crucial, por lo tanto, que encontremos la forma de convertir el Big Data en un valor tangible. La IA es la clave.

Dicho de forma rápida, el Big Data es el motor de la IA, dándole sentido a la información gracias al “machine learning” (como en el caso del mantenimiento predictivo), la realidad aumentada (datos en contexto), o el “deep learning” (la tecnología que imita la habilidad de aprendizaje de nuestro cerebro).

En Schneider Electric nos servimos de tecnologías de IA para convertir datos en conclusiones útiles y aplicables. Nuestra arquitectura EcoStruxureTM, adaptada para el IoT, es nuestro vehículo para hacerlo. Aunamos gestión energética, automatización, conectividad y software para hacer que nuestros clientes, con una arquitectura IoT, puedan competir en la economía digital actual.

Conscientes de que los datos pueden venir de cualquier dispositivo imaginable, y de multitud de fabricantes y distribuidores, hemos hecho que EcoStruxure sea un sistema interoperable. Para extraer conclusiones, toma datos de nuestros productos y sistemas, así como de productos ajenos, permitiendo al usuario tomar decisiones efectivas y enfocadas en el negocio.

Además, puedes tener una visión única de todas estas conclusiones extraídas de datos provenientes de cualquier mezcla de hardware. Productividad, energía, calidad de corriente, condiciones medioambientales, posición en tiempo real, riesgo potencial de fallo… La lista de “insights” es infinita. ¿Empiezas ahora a ver el enorme valor que albergan los datos?

Agilidad, automatización e innovación a otro nivel

El cruce entre AI y el IoT lleva a la innovación a un nuevo nivel gracias a:

  • La apertura de nuevos horizontes dónde explorar mercados y modelos de facturación disruptivos
  • La reinvención de la interacción entre el hombre y la máquina
  • La creación de sistemas que aprenden de los datos que procesan

Más concretamente, nos hemos centrado en la detección de anomalías y el procesado de imagen y lenguaje natural. Estas áreas se entienden mejor por los beneficios que conllevan:

De datos a decisiones de negocio

 La conectividad en edificios es cada vez más intensa, y adquirir datos de ellos es ahora más fácil que nunca. Sin embargo, amontonar muchos datos simplemente por amontonar, no sirve de nada. No hay forma tradicional ni sistema modelizado capaz de convertir dicha información digital en datos valiosos. La única forma de hacerlo es a través de IA. Solo con tecnologías de deep learning, gracias a su implementación de IA, podremos transformar enfoques estadísticos en perspectivas más dinámicas y actualizadas.

 Atención al Cliente

 La IA puede, también, ayudar a proveer al cliente con una atención proactiva e in-situ. Tradicionalmente, por ejemplo, con un cuadro eléctrico, cuando se detectaba o predecía un problema, había que esperar a que alguien viniera arreglarlo. Con las aplicaciones de IA, el técnico puede conectarse y dar soporte técnico sin tener que estar delante del dispositivo. Así, la atención al cliente cruza automáticamente datos reales del sistema con datos históricos de casos similares resueltos. Este ejemplo de intersección entre datos estructurados en tiempo real, con datos sin estructurar extraídos de nuestra base de datos de clientes, es la expresión fundamental de maximizar la experiencia de cliente.

 Formación y seguridad

 La formación por realidad virtual (VR) puede cerrar la brecha con trabajadores con experiencia a punto de jubilarse en industrias de capital intensivo. La realidad virtual se nutre de una generación nativa digital, con experiencia en ordenadores y videojuegos, que supone una nueva fuente de mano de obra cualificada. Así mismo, también eleva el listón de la formación multimedia. Principalmente, la realidad virtual es una poderosa herramienta de formación: mejora la gestión de respuesta a hipótesis relacionadas con la seguridad laboral, algunas de ellas imposibles de replicar en la vida real.

 Liderando el camino

Schneider Electric dispone de más de 1.000 millones de dispositivos conectados, con comunicaciones abiertas y estándares de interoperabilidad, y cuenta con el soporte de más de 9.000 integradores de sistema, extendidos por distintos sectores y segmentos de mercado. Este abarque nos sitúa en una posición única desde la que desarrollar plataformas de nueva generación, influenciar en los estándares tecnológicos, y liderar la próxima ola de innovación y adopción tecnológica.

Gracias a la arquitectura EcoStruxure, Schneider Electric está ya en el centro de esta intersección de tecnologías pioneras, liderando el nuevo mundo de la energía. Con EcoStruxure, nuestros clientes están viendo como su experiencia mejora, así como lo hacen sus resultados finales en cuanto a operaciones, gestión de la energía, seguridad y sostenibilidad.

Además, nos asociamos con jugadores de primera división como Microsoft al usar el cloud Microsoft Azure para desplegar nuestros servicios digitales, aplicaciones y analíticas. Colaboramos con Accenture en la construcción de una fábrica de servicios digitales, desde la que aceleramos el desarrollo de nuestros servicios y soluciones IoT y, recientemente, hemos extendido nuestro uso de la Plataforma de Ventas de Satisfacción del Cliente para equiparar la conectividad y su valor relativo para nuestros clientes.

Así que, cuando nos preguntamos “¿Dónde nos llevará la IA?”, no tenemos alguna duda de que las posibilidades son tan infinitas como emocionantes.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)