Gestión de TI

Tendencias en Centros de Datos en 2017, desde el Edge crítico hasta la promesa del Li-on

El 2016 fue sin duda un año interesante para los Centros de Datos, ya que vimos los efectos de la “insaciable” demanda de cloud computing, la llegada del Edge Computing y un creciente interés hacia el Internet of Things, entre otras cosas. El 2017 viene marcado por nuevas tendencias que os apuntamos a continuación.

 

Centros de Datos Hiperescalables

 

No parece que la demanda de cloud computing vaya a disminuir, lo que significa que los gigantes de Internet necesitarán aún más capacidad, en forma de centros de datos hiperescalables. El mercado exigirá que estos centros de datos se desplieguen cada vez más rápidamente, con proyectos de 10MW a 20MW a realizar en menos de un año.

 

Una de las claves para lograr tal hazaña es el uso de soluciones prefabricadas y modulares para centro de datos. Todos estos componentes, desde los módulos de potencia y refrigeración hasta el espacio para TI, se pueden pedir con antelación; luego vienen fabricados, cargados en una plataforma o instalados en un contenedor, y montados en el lugar deseado. El equipo de TI se puede preparar en paralelo, se instala en racks, luego se envía y se coloca rápidamente en su ubicación. Incluso puede diseñarse para operar a temperaturas que coinciden con la temperatura ambiente de la ubicación deseada, reduciendo drásticamente los requisitos de refrigeración, reduciendo la complejidad y mejorando la eficiencia.

 

La construcción de salas de datos puede ser un reto, requiere mucho trabajo y mucho tiempo. Pero está surgiendo un nuevo modelo de despliegue, en el que las “columnas vertebrales” son los Pod que se ensamblan en las salas por adelantado y autoconteniendo todos los suministros (datos, energía, refrigeración…) mientras que, al mismo tiempo, se monta el equipo de TI en los racks. Luego, los racks TI montados se colocan rápida y fácilmente, reduciendo los tiempos y la complejidad de la instalación.

 

Edge crítico

 

La importancia del Edge Computing seguirá aumentando puesto que las empresas alojarán cada vez más aplicaciones y equipos TI fuera de sus propios centros de datos, utilizando proveedores Cloud de diferente tipo. Los temas “candentes” serán la latencia, la disponibilidad del ancho de banda adecuado, la seguridad y cumplir con la normativa sobre dónde deben ser alojados los datos desde una perspectiva geográfica. El Edge Computing puede jugar un papel fundamental en cada uno de estos temas.

 

Pero estos centros de datos en el Edge serán igual de importantes para las empresas que los centros de datos centrales o regionales. Por lo tanto, necesitarán la misma fiabilidad y disponibilidad, incluyendo:

  • Fuentes de alimentación y refrigeración redundantes
  • Múltiples conexiones de red en un área amplia
  • Capacidad de monitorización en remoto
  • Sistemas de seguridad física

 

Es de esperar que surjan nuevos productos específicos para pequeños centros de datos que incorporen redundancia y seguridad.

 

La batalla sobre los estándares continúa

 

Cada vez más, el equipo TI de nuestros Centros de Datos se adherirá a los nuevos estándares que promueven la escalabilidad, la fiabilidad y la rentabilidad. El proyecto más destacado, el Open Compute Project (OCP), ha desarrollado estándares para equipos de servidores, almacenamiento y redes, consiguiendo una importante adopción.

 

Sin embargo, grandes empresas como Google, LinkedIn y Microsoft buscarán marcar sus propios estándares, dificultando la posibilidad de que el sector adopte un mismo conjunto de estándares… Algo muy recurrente en la historia de las TI. Como siempre, el tiempo dirá quién gana y quién pierde.

 

El ion de litio toma relevancia

 

La tecnología de iones de litio (Li-ion) desempeñará un papel importante en los centros de datos, casi con seguridad con respecto a los SAIs y posiblemente en referencia al almacenamiento de energía a largo plazo.

 

Con respecto a los UPS, el Li-ion comporta varios beneficios en comparación con las tradicionales baterías de ácido-plomo reguladas por válvulas (VRLA) empleadas durante décadas en los UPS. Las baterías de iones de litio proporcionan más potencia en mucho menos espacio y pueden tolerar un rango de temperaturas mucho mayor que las baterías VRLA. También son más fáciles de gestionar porque duran más y permiten sofisticados sistemas de monitorización. Cuentan con muchas ventajas, por lo que es casi seguro que en el futuro próximo habrá muchos más UPS basados en Li-ion en los centros de datos (entre otros lugares).

 

También es probable que la tecnología Li-ion pueda ayudar a los operadores de los centros de datos a reducir sus costes energéticos. Aparecerán sets de baterías de iones de litio a gran escala que permitirán, por ejemplo, almacenar la energía de fuentes renovables como la solar y la eólica o cargar las baterías por la noche, cuando el coste de la electricidad es menor, y usar esa energía durante las horas de más demanda.

 

En cualquier caso, esta tecnología promete ayudar a las empresas a reducir los costes por demanda de electricidad que actualmente están pagando por consumir grandes cantidades de energía. Para algunos clientes, estos cargos extra pueden duplicar o triplicar su factura de la electricidad. Si en cambio pueden recurrir a la energía almacenada en sus baterías Li-ion, pueden ahorrárselo completamente.

 

Quizás en 2017 aún no veremos toda la infraestructura necesaria para que todo eso ocurra, pero seguramente se verán los primeros intentos. ¡Aquí os mantendremos informados!

 

Si planeas tu propio proyecto de centro de datos este año, consulte el White paper gratuito de Schneider Electric, “Guía práctica para la planificación y el diseño de centros de datos” (en inglés), con muchos consejos útiles para completar con éxito tu proyecto de Centro de Datos.

 

 


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)