Gestión de la infraestructura

¿Puede un solo pulsador defectuoso detener por completo una producción industrial?

Josep Maria Morillo – Control & Signaling Product Manager

Josep Maria es ingeniero Técnico Electrónico con más de 10 años de experiencia en la gestión de productos de automatización industrial y aumento de competitividad y productividad de los procesos industriales.

 

Si algo puede salir mal, saldrá mal, y será en el momento menos indicado. Un concepto tan viejo como la propia humanidad. Conocido en ciertas partes del mundo como la “Ley de Murphy”, este viejo proverbio se refiere a aquellos objetos que, inexplicablemente, parecen exhibir un comportamiento despreciable hacia las desafortunadas personas que interactúen con ellos. Aun sin haber prueba científica de la existencia de tal fenómeno, sí suelen ocurrir “sorpresas” inesperadas en empresas e industrias que, con frecuencia, acaban en costes y pérdidas de producción evitables.

Un defecto en cualquier pulsador, como un botón de arranque, selector, o piloto luminoso, ilustra perfectamente el tipo de problema bajo la “Ley de Murphy”. Aunque solo representan el 1% del coste total del equipamiento conectado, un fallo en ellos puede representar un gran gasto imprevisto.

Por ejemplo, el cuadro de mandos de cualquier barco contiene un piloto que indica que “todos los sistemas están en marcha”. Si, por casualidad, esa luz piloto se funde (lo cual ocurre con todas al cabo de cierto tiempo), tan pequeña eventualidad puede desencadenar una serie de procedimientos de seguridad que lleve a la detención del navío. Un barco fuera de servicio de forma imprevista puede costar hasta 120.000 euros la hora en pérdida de facturación.

Hay otro tipo de pulsadores industriales que, si no gozan del diseño o mantenimiento correctos, pueden tener un grave impacto en la seguridad operacional. Tomemos, por ejemplo, el botón EPO, emergency power off. El EPO proporciona una forma rápida de garantizar que los servicios de emergencia no están expuestos a peligrosos voltajes ni a mayores amenazas de incendio. Al pulsar el botón, desconectamos la electricidad como fuente de alimentación de la combustión. Pero ¿y si fallara el EPO?

Aunque la “Ley de Murphy” sea posiblemente puro producto de la imaginación humana, invertir en pulsadores robustos es muy importante. Con algunas estrategias simples, podemos reducir la posibilidad de caídas de servicio imprevistas derivadas de pulsadores defectuosos:

  • Especificaciones del producto a prueba de fallos– Invertir en pulsadores más fiables (como aquellos que cumplen el rating IP69K), diseñados para su uso en condiciones difíciles, puede limitar los incidentes y fallos imprevistos. Se debería exigir a los vendedores que demuestren que sus laboratorios de prueba se adhieren a los estándares de resistencia, y que sus pruebas se llevan a cabo con componentes ya usados. Sus laboratorios deben estar acreditados por organizaciones como la UL, ateniéndose también a todas las certificaciones internacionales. Además, sus dispositivos deben ser resistentes al agua, aptos para operar en amplios rangos de temperatura (de -40 a 70ºC), y resistentes a impactos, vibraciones y a productos químicos corrosivos, para poder garantizar un ciclo de vida duradero.
  • Mantenimiento preventivo– Siempre debería reemplazarse un botón antes de que falle. Recae sobre el proveedor la responsabilidad de facilitar información sobre la vida estimada (ya sea el número de operaciones garantizadas, o bien una clara indicación del tiempo medio a fallo en años y meses), para que el usuario final pueda implementar un programa de mantenimiento preventivo, incluyendo las previsiones de recambios.
  • Organización reactiva– En el caso de una caída de servicio, puede minimizarse el daño con una buena estrategia de reacción rápida. Cualquier acción o iniciativa orientada a limitar el tiempo medio para reparar el equipamiento será de ayuda. Elige proveedores que tengan una red de distribución extensa y global, ya que así podrás encontrar recambios para tus productos cerca de tus plantas de producción. Además, tu proveedor debería facilitarte encontrar un distribuidor cercano. Al comprar pulsadores, céntrate en elegir su calidad y diseño en base al mínimo de recambios necesarios para repararlos. Todos los productos, además, deberían estar configurados para que su instalación y montaje tome el mínimo tiempo operacional posible.

Para evitar fallos inesperados en tu equipamiento industrial o interrupciones en tu producción, debes tener en cuenta cualquier posibilidad, incluido el fallo de sencillas interfaces de operario, como son los pulsadores. Haz click aquí para descubrir cómo mantener tus máquinas en perfecto rendimiento en cualquier entorno.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)