Gestión de la energía/Eficiencia energética

Qué parámetros monitorizar para lograr una mayor eficiencia energética

La monitorización de parámetros eléctricos es un elemento clave en cualquier iniciativa de Eficiencia Energética.

La inclusión de equipos de monitorización es el primer paso, puesto que permite realizar un análisis de las posibilidades actuales reales, antes de identificar las mejores soluciones.

Gracias a la monitorización, es posible observar permanentemente las operaciones de la instalación y, por último, cuantificar las potenciales acciones para mejorar nuestra eficiencia energética.

¿Qué elementos es más importante monitorizar?

Si hablamos de eficiencia energética, la medición de energía eléctrica es, por supuesto, el primero a tener en cuenta. El consumo energético (ya sea en kWh o MWh) es, por lo general, el componente principal de la factura de electricidad. Medir el consumo en distintos lugares de la instalación, y preferiblemente en cada nivel de trabajo, es muy recomendable para un asesoramiento preciso. Para poder comparar con niveles de actividad similares, pueden ajustarse periodos de medición de, por ejemplo, una semana.

Cada incremento del consumo energético que no se deba a un incremento de actividad, debe analizarse minuciosamente.

¿La situación ideal? Un descenso constante y continuo del consumo de energía.

La medición del voltaje suministrado es otra variable de mucho valor en términos de eficiencia energética. Los aspectos a analizar son tres:

  • Amplitud: para una operación óptima, el voltaje suministrado debería mantenerse en un rango del ±5% alrededor del valor declarado por la compañía eléctrica. Un valor menor al normal implica que existe equipamiento que está operando en condiciones de deterioro. En cambio, un exceso de valor indica pérdidas de potencia en transformadores, motores e iluminación.
  • Las fluctuaciones de tensión: causan parpadeos en la iluminación y vibraciones en motores, aun cuando la amplitud se mantenga en los límites contratados.
  • Caídas e interrupciones de tensión:son los fenómenos más importantes en términos de calidad de suministro eléctrico. Una medición precisa puede ayudar a encontrar el origen de la incidencia, y facilitar una negociación con el proveedor de electricidad.

 

La corriente y potencia absorbidas en distintos puntos de la instalación pueden dar una idea del nivel de actividad instantánea. Para optimizar este consumo energético por parte de ciertos equipos, es importante actuar en caso de grandes fluctuaciones de corriente o potencia.

Si los valores de la corriente se mantienen continuamente altos significa que es probable una sobrecarga; mientras que unos valores bajos significan que el equipo puede estar sobredimensionado o no ser adecuado.

Otros dos indicadores de la gestión de la instalación eléctrica son el Factor de Potencia y la Distorsión Armónica.  Un factor de potencia pobre (por ejemplo, de 0,9) implica que la corriente suministrada no es suficientemente alta, por lo que sería necesaria una corrección del factor de potencia.

Por otro lado, una distorsión armónica mayor de entre el 6% y el 8% puede causar problemas de pérdidas de potencia. Para minimizar estas pérdidas provocadas por este fenómeno es conveniente usar equipos de filtrado de armónicos.

Otros parámetros más difíciles de controlar

En grandes redes interconectadas, la frecuencia eléctrica mantenida por las compañías eléctricas en Europa es de 50 Hz generalmente. A nivel de distribución, son pocas las posibilidades. La única acción posible frente a una medición fuera de rangos es prepararse para una interrupción o, en el peor de los casos, un apagón prolongado.

El desequilibrio de voltaje es otro de los factores habitualmente monitorizados y visualizados sin estar realmente bajo control. Por suerte, este último factor no suele suponer grandes problemas en ninguna instalación eléctrica.

Doctor, ¿es grave?

En conclusión, monitorizar parámetros eléctricos es un factor clave en la carrera hacia la eficiencia energética, pero es en su interpretación donde se esconde el valor real. Dicho de otro modo, es importante conocer tu grado de colesterol, pero te hace falta un doctor para saber si es grave y darte la medicación, en caso de que la necesites.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)