Gestión de la energía/Eficiencia energética

Soluciones térmicas pasivas: El aire sigue siendo gratuito!

Cada día nuestros clientes son más exigentes y las  instalaciones deben de soportar condiciones ambientales más severas en términos de temperatura y grados de polución.

Sin embargo , la experiencia nos ha hecho ver que no todos los proyectos son iguales y que no todo debe de resolverse con un alto grado de protección o una potente solución térmica con un consumo de energía considerable.

Podríamos compararlo con el juego del pacman que se come las bolitas. Los pacmans son las soluciones térmicas (los pacman mayores son los que consumen más energía) y las bolas serían las calorías que desprenden los equipos eléctricos y electrónicos. En realidad, buscamos el pacman más verde y más pequeño para nuestra instalación.

Queremos presentar ciertas reglas del arte que pueden ayudar a prevenir muchas complicaciones térmicas  y optimizar en costes.

La decisión de las dimensiones del armario de control casi siempre viene determinada por el tamaño de los equipos eléctricos que contiene; la cota determinante es la profundidad. En muchas ocasiones olvidamos que el aire debe de circular por el interior de los armarios y que debemos de pensar en una arquitectura térmica robusta.

Otro punto muy importante a considerar es el de no mezclar equipos de potencia y equipos de control en el mismo armario . Los equipos de control (hablamos de PLC’s, switches, …) tienen una electrónica más sensible a la temperatura y se verán “polucionados” por la disipación de los equipos de potencia como los variadores de velocidad.

En el siguiente diagrama proponemos separarlos en armarios distintos y con distancia entre ellos. Con ello, podríamos conseguir reducir la energía hasta un 52% al pasar de una solución de climatización a una de ventilación.

Otras soluciones pasivas, como un encaminado del cableado correcto sin obturar salidas de aire de los equipos (error bastante común, incluso con canaletas), pueden ayudar a alargar la vida de los equipos.

La disposición de los equipos eléctricos en función de su carga térmica también es una decisión que impactará fuertemente en la arquitectura térmica que se elija.

Por ejemplo, muchos clientes instalan los variadores de velocidad muy cerca del techo del armario sin considerar que ahí se produce una concentración muy fuerte de calor. Sí que están cerca de la salida de aire, pero hay que tener en cuenta que entre la parte superior e inferior (en armarios de 2 metros de altura) pueden haber hasta 20ºC de diferencia.

Nuestro consejo es siempre dimensionar correctamente los armarios teniendo en cuenta la gestión térmica a considerar.

Otro efecto muy común es que el calor sube de manera vertical, por lo que si se colocan los variadores de velocidad uno sobre el otro se producirá una transferencia de calor entre ellos. Entradas de aire frío procedente del ventilador y cercanas a la entrada de aire del variador son muy recomendables.

El color del armario si nos encontramos en instalaciones con radiación o el poder poner equipos fuera de la zona a enfríar ( como los frenos de los variadores de velocidad) ayudarán a reducir drásticamente la energía a invertir para disponer de una instalación optimizada.

Si quieres encontrar tu pacman y optimizar correctamente las instalaciones, Schneider te propone revisar la guía técnica y utilizar el software ProClima para tener en cuenta todas las variables de tu instalación.

 


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)