Gestión de la energía

El camino digital de las eléctricas hacia el liderazgo en transformación

La digitalización de la red ha ascendido en la escalera de prioridades de las compañías eléctricas, pasando de ser “opcional” a ser actualmente “imprescindible”. La razón de ello es la digitalización, núcleo de los sistemas futuros de distribución eléctrica, que consiste en transformar muchos aspectos del sector eléctrico con el fin de impulsar la eficiencia y gestionar la demanda.

La gestión de la demanda permite a las eléctricas optimizar cargas flexibles basándose en el consumo propio de cada cliente. Esta es una innovación importante a la hora de maximizar el rendimiento de las Smart grids, puesto que las eléctricas buscan incorporar y adaptar recursos energéticos distribuidos (DERs) y las microgrids sin dejar de mejorar en fiabilidad y gestión de picos de carga.

Hasta la fecha, las eléctricas solo podían garantizar unas operaciones óptimas en sus redes pasivas. Hoy, en cambio, tienen la capacidad de analizar bidireccionalmente y ajustar la demanda para adaptarse al suministro disponible. Esta flexibilidad es posible gracias a la tecnología digital, que incentiva a los clientes a cambiar de hábitos y ajustar su consumo energético. Este tipo de engagement del consumidor incluye desde ajustes sofisticados y definidos hasta respuestas localizadas, como tarifas por tiempo de uso. Otro ejemplo es el desarrollo, por parte de las compañías eléctricas, de un sistema de precios para cargar vehículos eléctricos (que pueden gestionar cargas eléctricas del orden de las de una casa) en horas en que la electricidad es más económica e igual de disponible.

La inclusión de tecnologías digitales tendrá un impacto enorme en la eficiencia de las redes de distribución, mejorando todos los niveles de operación: desde la red eléctrica en sí hasta consumidores más activos.

Hoy en día, las compañías eléctricas digitalizadas y ricas en datos pueden mejorar su eficiencia operacional gracias a la implementación de análisis energéticos y de la red. Los servicios y herramientas digitales procesan los datos provenientes de controles automatizados y sensores IoT instalados en toda la red (así como los dispositivos a ella conectados) para generar previsiones y conclusiones precisas. Con esta información, las compañías eléctricas pueden identificar áreas problemáticas que podrían llevar a cortes o pérdidas, mejorando así su resiliencia, suavizando a la vez la integración de los DERs con tal de aprovechar al máximo el creciente número de fuentes de energías renovables.

Muchas eléctricas trabajan también mano a mano con los consumidores para cumplir las metas de eficiencia en la red. Hace tiempo que el consumidor acepta, e incluso da por sentadas, las soluciones de gestión energética y servicios que les concedan control sobre su propio uso, pudiendo así acceder a opciones energéticas más sostenibles y eficientes y reducir costes.

En el momento actual de transición energética, las eléctricas deben aprovechar la oportunidad de ser líderes en transformación digital. Una vez conseguido, aprovechando el equipamiento conectado, el edge control y las analíticas, podrán alcanzar sus metas más importantes.

Para más información sobre la digitalización en las compañías eléctricas puede leer el White Paper: “How Distribution Utlities succed in Digital Transformation” en el que se define el estado del arte de la digitalización en varias regiones, así como posibles estrategias de digitalización.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)