Digitalización

Cómo integrar la transformación digital en los integradores de sistemas

Las tecnologías de fabricación inteligente han catapultado a la industria a un presente con nuevos niveles de rentabilidad y flexibilidad, traídos por profundos avances en conectividad, cloud computing, análisis de big data, movilidad y otras soluciones. Si bien la mayoría de los expertos y usuarios finales coinciden en que el smart manufacturing es prometedor a primera vista, muchos siguen buscando pruebas medibles y ejemplos de cómo la tecnología digital puede mejorar sus modelos de negocio. Quieren soluciones que mejoren su rentabilidad operativa de forma segura. Es ahí dónde entran en el juego los integradores de sistemas (IS).

Los IS están posicionados perfectamente para poner al alcance del usuario final las mejores y más recientes soluciones del mercado. Su experiencia y constante actualización hacen de ellos el compañero perfecto para cualquier fabricante que quiera entender de dónde y cómo puede sacar beneficio de todos estos avances.

Sin embargo, aunque las compañías industriales suelen planear objetivos de negocio específicos al contactar un IS, estas metas son raramente articuladas de forma clara, lo que crea incertidumbre acerca de cuál será el impacto real de la inversión. Gracias a la fabricación inteligente, actualmente los IS pueden resaltar con precisión cómo las nuevas soluciones impactan directamente en el beneficio final e impulsan al fabricante a alcanzar sus objetivos de negocio, especialmente aquellos relacionados con la seguridad, el beneficio, la fiabilidad y la productividad.

Trabajando mano a mano con los clientes, los IS puede identificar sus medidas particulares de éxito y controlar y gestionar el cumplimiento de las métricas de negocio en tiempo real.

Valor añadido a todos los niveles

A medida que crece el número de dispositivos inteligentes conectados al Internet de las Cosas, los operadores de planta tienen acceso a muchas más fuentes de datos que nunca. De este hecho surgen nuevos desafíos, como el de dar sentido a toda esta nueva información, y saber qué hacer con ella para mejorar las operaciones del negocio. Son dos los niveles a los que los IS pueden ayudar a mejorar el rendimiento tanto de los activos, como del negocio en general.

En primera instancia, hay que tomar las decisiones necesarias durante el control del proceso con el que se esté trabajando. Pongamos por ejemplo intentar controlar el flujo de una tubería que solo se mide una vez al mes. El integrador no podrá controlar el proceso completo, puesto que variables como temperatura y presión cambian constantemente. Por la necesidad de que el valor de negocio se alinee con el control el tiempo real, los IS pueden trabajar junto a sus clientes para aplicar principios de control de lazo cerrado (apoyándose en la fabricación inteligente). Esto puede dar a sus empleados la posibilidad de tomar decisiones en tiempo real sobre complejas variables de negocio (incluidas las que tradicionalmente han sido transaccionales) para impulsar su rendimiento y, en última instancia, la rentabilidad de sus operaciones.

No todos los aspectos del valor de negocio están sujetos a una automatización en tiempo real. Es en el segundo nivel dónde los IS pueden sacar el máximo provecho a su experiencia, colaborando con sus clientes en la revisión de todas sus operaciones. Los IS pueden revisar, analizar y asesorar a sus clientes sobre el valor de las tecnologías que ya tienen implantadas, así como en el impacto que tienen en cada división del negocio.

Con el fin de integrar un control y gestión de activos efectivos, los IS y sus clientes deberían analizar sus plantas en cuanto a la jerarquía de sus activos, empezando por el nivel más bajo, para determinar el impacto potencial de cada activo en el rendimiento y rentabilidad del negocio.

Integrar el valor

Pasar de la integración de tecnología a la integración de valor no es tarea fácil. Supone un cambio profundo tanto en la práctica como en la cultura, de forma tanto para los IS como para sus clientes. El actual entorno de fabricación presenta nuevas oportunidades para la adquisición de datos provenientes de monitorizar y controlar dispositivos que recogen, archivan y analizan datos críticos. Para ayudar en este proceso, los IS pueden incluir algoritmos en el control de maquinaria, extrayendo información en tiempo real almacenada en historiales y bases de datos. Las herramientas de software con dashboards integrados, por ejemplo, pueden traducir datos para ser posteriormente analizados y poder informar del rendimiento de cada activo por separado y de los conjuntos de activos, brindando una nueva visión de la salud y la rentabilidad de los sistemas que impactan en todo el proceso de fabricación.

Gracias a la tecnología integrada por los recursos proporcionados por el IS, las empresas pueden alejarse de la jerarquía que históricamente ha dominado el control actual y acercarse a la topología real de la planta, con arquitecturas centradas en los activos que controlan todo, incluyendo seguridad, rentabilidad, fiabilidad y productividad.

Para probar la propuesta de valor de una estrategia unificada como ésta, el SI puede ayudar al cliente industrial a aplicar capas de control para alcanzar las mejoras medibles operativas que se buscan en toda la compañía.

La flor y nata del IS

Schneider Electric reconoce el valor único que los integradores de sistemas pueden ofrecer a empresas de todo el espectro industrial, y cultiva su colaboración y experiencia, incluido el actual impulso hacia la transformación digital, a través del programa de partenariado Alliance. Todos los años identificamos las contribuciones más sobresalientes de nuestros partners Alliance, y los reconocemos con los premios Global Excellence Awards. Estos IS han mostrado las innovaciones, éxitos y servicio que han permitido a los clientes industriales alcanzar sus ambiciones de negocio. Descubre más sobre el evento de este año y los SIs premiados.

 

John es el Gerente de Marketing de la Industria Híbrida en el equipo de Innovación y Marketing de Automatización de Procesos en Schneider Electric. Ha trabajado en la empresa durante más de 20 años y en puestos de ingeniería, gestión y marketing de soluciones de automatización industrial durante más de 30 años.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)