Data centers

Un paso más allá de la nube, la computación al extremo de la red es el nuevo término de moda

El término de moda en el mundo tecnológico para el 2018 es definitivamente la computación al extremo de la red, y se ha vuelto el tema actual entre el sector, porque proporciona capacidad de procesamiento, control, almacenamiento y aplicaciones cercanas a los usuarios finales, para facilitar el uso de los dispositivos conectados a la red.

La computación al extremo de la red en esencia significa apartarse de un modelo centralizado de procesamiento de datos, aplicaciones, servicios, entre otros, y acercarse a una red más distribuida.  Es distinta a la de la nube, pues esta última depende de las conexiones a un solo centro de datos. En pocas palabras, la computación al extremo de la red mejora la confiabilidad y el desempeño de la nube.

Entre tanto, esta confiabilidad en un solo punto centralizado en la computación de la nube es irritante para muchas compañías, en términos de riesgos y respuesta.

Con la computación al extremo de la red, las compañías se movilizan a una arquitectura más distribuida y en caso de una interrupción, se limitaría a solo ese punto en la red donde ocurre, y no en toda la implementación de la nube.

Asimismo, con una arquitectura tradicional centralizada de la nube, un ataque distribuido de denegación del servicio (DDoS, por sus siglas en inglés) o un apagón en el centro de datos de la nube, podría hacer que las aplicaciones no estén disponibles para todos los usuarios. Pero cuando se usa una arquitectura al extremo de la red, cualquier apagón se limitaría al dispositivo de computación al extremo de la red y a las aplicaciones locales en ese dispositivo.

¿Cómo contribuirán las compañías al extremo de la red? Con el internet de las cosas (IoT). Según un informe de IDC, para el 2025, cerca de 80 mil millones de dispositivos se conectarán a internet y la cantidad de datos que se generará será el doble cada dos años. Para el 2020, se estima que la cantidad de datos sea de 44 zettabytes.

Con dicha generación masiva de datos, las empresas necesitarán analizarlos y obtener respuestas rápidas, lo que puede tornarse difícil con un sistema centralizado. Con la computación al extremo de la red, será más fácil y rápido obtener respuestas.

No obstante, las empresas tienen pocas opciones con respecto a cómo pueden emplear la computación al extremo de la red.

Una de las compañías que pueden asistir a cualquier industria en la computación al extremo de la red es Schneider Electric. APC de Schneider Electric suple las necesidades de la computación al extremo de la red en cualquier segmento, ya sea en el cuidado de la salud, pequeñas y medianas empresas, entre otras. La misión simplemente es asegurar un desempeño confiable de la infraestructura. Las soluciones para el extremo de la red de APC, en este sentido, puede tener una función fundamental. Puede convertir su sala de servidores en centros de datos locales listos para el IoT. APC proporciona todos los componentes para infraestructura local de la TI al extremo de la red, es la marca líder en alimentación ininterrumpida (UPS) e infraestructura TI, y brinda todos los componentes para la infraestructura local de TI, lo que hace que sea más fácil para el cliente escoger y le proporciona el beneficio de tener una sola ventana para todas las necesidades.

Todos los componentes en la solución al extremo de la red local de APC están listos para el IoT, es decir, se comunican unos con otros y el usuario puede supervisar, por medio del IP, desde una ubicación remota. Incluso otorga una subvención del 75% para completar la infraestructura TI restante.

La computación al extremo de la red se expande rápidamente y fue uno de los temas centrales en el MWC. Ahora, es solo cuestión de tiempo para desarrollarla y así ganar la partida.

 


One Response

Leave a Reply

  • (will not be published)