Data centers

¿Dónde queda el extremos de la computación en la nube?

El encabezado anterior define la pregunta de si la industria de la computación en la nube está en el proceso de fortalecerse ahora mismo y la respuesta no es lo que se podría pensar.

Cuando se inició el desarrollo de la computación en la nube y la internet, las primeras aplicaciones fueron el correo electrónico y los mismos inicios de las redes sociales; ¿recuerda MySpace? Los expertos en tecnología soñaron con el día en que las voces se pudieran transformar en paquetes digitales y se movieran por la internet. Esta tecnología, voz por IP (VoIP), tomó décadas en madurarse hasta llegar al punto en que se convirtió viable. Ahora, la VoIP es una tecnología preferida frente a las líneas telefónicas analógicas. El factor principal que impedía su uso era la latencia, lo que causaba que los paquetes perdieran cada vez más la calidad en la voz.

Hoy en día intentamos realizar otro gran salto tecnológico, mover las aplicaciones comerciales que usamos todo el día fuera de los computadores y servidores para colocarlas en la nube. Tomar las aplicaciones IT y colocarlas en un centro de datos en la nube y llamarlas “servicios” no es un reto tecnológico monumental. Pero sí lo es duplicar la velocidad a la cual funcionan dichos servicios en servidores locales, si se tiene en cuenta que los centros de datos en la nube centralizados pueden estar a cientos o miles de kilómetros de distancia de los usuarios.

El ancho de banda súper grande está incorporado dentro de grandes redes que permiten transmitir datos a grandes velocidades. Pero el principal problema es la congestión en la red. Los mismos datos que necesita para tomar decisiones de negocio o incluso de vida o muerte viajan en la mismísima red en que lo hace el video de la pequeña Susie que monta su bicicleta por primera vez sin las rueditas de entrenamiento. Si el video de Susie y otros llegan al punto de transferencia de la red o “saltan” antes de que su registro médico lo haga, este último tendrá que esperar. Y solo se pondrá peor. Cisco estima que el tráfico IP a nivel mundial aumentó más de cinco veces del 2010 al 2014 y aumentará cerca de tres veces en el 2019.

Cada vez más los clientes esperan un buen y confiable desempeño de sus aplicaciones y servicios en la nube. Aunque pueden entender que es posible que eventos como un mal clima causen un retraso en la red, si se lanza un episodio de Game of Thrones y causa retrasos masivos en la red hasta el siguiente día, eso es inaceptable.

Evitar dicha congestión supone que los proveedores del servicio deban mover los datos cerca a los usuarios. Yo llamo a esto un movimiento hacia el extremo de la red y comienza con centros de datos regionales. Estos centros no son el final físico de la red, pero es un acercamiento a los usuarios finales y como tal reducirá los costos de latencia y transmisión, mientras aumenta la seguridad y, en muchos casos, ayuda a las compañías a cumplir con las regulaciones de la soberanía de datos. Es por esto que la estrategia de Microsoft, Google y otros proveedores de servicios consiste en almacenar subconjuntos de datos usados frecuentemente en centros de datos regionales para servir a mayores mercados o áreas urbanas.

Por consiguiente, estos proveedores están construyendo centros de datos regionales, ¿cierto? Pues no. El tiempo que toma su aprobación y la cantidad necesaria de expertos en diseño y construcción de centros de datos los hacen inaccesibles. Eso sin mencionar que necesitan los centros de datos ahora mismo. La respuesta lógica es alojar sus centros de datos para la nube en centros de datos regionales provistos por las compañías de colocación. Estas son las compañías que construyen centros de datos de tamaño mediano en áreas urbanas con ubicaciones estratégicas. Esto permite a los gigantes de internet enfrentar problemas a nivel de servicio, costos de transmisión, seguridad y regulaciones de soberanía de datos.

Es claro que esta es una oportunidad importante para los proveedores de colocación. Es tan solo una de las oportunidades mencionadas en nuestro informe nuevo y gratuito “Oportunidades y amenazas para los proveedores de colocación de todo el mundo.” Haga clic aquí para descargar su copia ahora mismo.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)