Uncategorized

¿Qué directivas deben cumplir mis productos?

La respuesta a la pregunta que centra este post suele ser sencilla: en la mayoría de casos las directivas europeas que deben cumplir los productos eléctricos destinados a las instalaciones de Baja Tensión son la Directiva de Baja Tensión y la Directiva de Compatibilidad Electromagnética.

respectivamente, el Real Decreto 187/2016 y el Real Decreto 186/2016 que entraron en vigor el 11 de mayo de 2016

Nueva normativa en vigor el 11 de mayo de 2016

 

Pero estrictamente hablando, estos productos lo que deben cumplir son las diferentes reglamentaciones nacionales que les son de aplicación. Es decir, las directivas europeas son disposiciones legales que aplican a cada uno de los Estados miembros de la Unión Europea quienes a su vez deben transponer dichas disposiciones a su legislación nacional para que de ese modo tengan efecto sobre los ciudadanos.

 

Para el caso de las nuevas Directivas de Baja Tensión (2014/35/UE) y Compatibilidad Electromagnética (2014/30/UE) las disposiciones españolas a cumplir son, respectivamente, el Real Decreto 187/2016 y el Real Decreto 186/2016 que entraron en vigor el 11 de mayo de 2016.

Estas directivas y consecuentemente sus Reales Decretos, aunque en esencia no cambian los requisitos técnicos que deben cumplir los productos, presentan algunas novedades destacables:

  • Los productos deben llevar marcada una única dirección postal de contacto de su fabricante (o importador si es el caso). Si no es físicamente posible, deberá marcarse en el embalaje o en la documentación que acompaña al producto. Una dirección web es información adicional voluntaria.
  • La “Declaración CE de Conformidad” pasa a denominarse “Declaración UE de Conformidad” y deberá ser única: en una misma declaración se hará referencia a todas las directivas europeas que afectan al producto ya sea en una única o varias páginas. Cada Estado podrá elegir el idioma de la declaración así como el de la documentación técnica. En España, el Ministerio de Energía, Industria y Turismo ha decidido que si se toma el modelo propuesto en la directiva no se necesitará traducir pero si difiere de ese modelo, deberá estar en español.
  • Deben suministrarse instrucciones de funcionamiento y seguridad en el idioma del país de comercialización.
  • La documentación técnica debe incluir un análisis y evaluación de riesgos. Para facilitar esta labor a los fabricantes, se está estudiando desde el CENELEC (European Committee for Electrotechnical Standardization) y sus respectivos grupos de normalización la posible inclusión en las normas europeas de un denominado “Anexo ZZ”. Con este documento se indicaría que el grupo que ha desarrollado dicha norma europea ha realizado un análisis de riesgos y ha validado el cumplimiento de la norma, dando presunción de conformidad con la directiva europea que le afecta.

La aplicación de ambas directivas no supone grandes cambios en las características de nuestros productos, pero incrementa la seguridad de los mismos e iguala las condiciones de producción y venta de todos los Estados miembro.

 

Deja una respuesta

  • (will not be published)