Gestión de la energía/Eficiencia energética

Cómo las pymes industriales pueden reducir su factura energética

Marc Guillen

En la actualidad, muchas de las pymes de nuestro país se enfrentan al reto de reducir su factura energética. Disminuir la potencia contratada, apostar por los LED o instalar baterías de condensadores son algunas de las medidas que pueden ayudar a estas empresas a conseguir sus objetivos. Joaquim Daura, responsable del departamento de Servicios de Energía y Sostenibilidad de Schneider Electric, responde una entrevista con útiles consejos en este sentido. ¡Toma nota!

¿Cómo pueden las pymes reducir su consumo de energía?

La primera medida y, a veces a la que menos atención se le presta, es la concienciación. Es necesario entender que la energía, igual que cualquier otra materia prima, hay que gestionarla y controlarla. Después, hay que pasar a la acción. Cada vez más, la tendencia en pequeñas y medianas empresas es externalizar la gestión energética a empresas especialistas.

¿Cuáles son las principales medidas que debe tomar una pyme industrial para reducir su consumo?

Cuando realizamos una asesoría energética a una empresa del entorno industrial, los puntos clave que revisamos e implementamos son la generación de calor (calderas); la generación de frío (refrigeradores); la iluminación (LED), el aire comprimido y la automatización de la gestión.

¿Qué gestos puede llevar a cabo una pyme que no impliquen una inversión económica importante?

Hay buenas prácticas que generan ahorro sin ningún coste como, por ejemplo, cambiar las consignas de temperatura en función de la estación (invierno-verano). Además, un buen mantenimiento de las instalaciones, que no genera un sobre-coste, es básico para asegurar su eficiencia. También es fundamental la automatización de las instalaciones.

¿Qué es la energía reactiva y por qué es importante controlarla?

En las instalaciones hay una serie de receptores con cargas inductivas como motores, que necesitan campos magnéticos para funcionar. Estos campos se generan consumiendo energía reactiva, pero estos receptores revierten la energía reactiva a la red provocando efectos adversos como la disminución de la energía activa y perturbaciones en la red. . Controlar su consumo es importante para evitar fallos en la instalación eléctrica y porque puede suponer un sobrecoste en la factura eléctrica.

¿Qué equipos o sistemas de control ayudan a evitar la pérdida de la energía reactiva?

Principalmente resultan de ayuda las baterías de condensadores porque se avanzan a la necesidad de cada instalación a tiempo real y, al mismo tiempo, aportan la energía reactiva necesaria en todo momento. Se trata de una automatización que se regula en función de la información que recibe de sus sensores. Además, algunas apps como la See-kvar de Schneider Electric permiten calcular las necesidades de las instalaciones.

¿Conocen las pymes estos equipos?

Sí. Aproximadamente el 70% de las pymes conocen la utilidad de las baterías de condensadores y las tienen instaladas. En los últimos años se ha hecho una gran labor didáctica a través de cursos de formación y talleres. Aquellas pymes que necesitan información y asesoramiento pueden recurrir a un buen distribuidor o instalador que sabrá asesorarle.

¿Cuánto cuesta de media implementar estos sistemas? ¿En cuánto tiempo se puede recuperar la inversión?

El coste dependerá del tipo de instalación que tengamos (media o baja tensión) y de la potencia instalada. En una de media tensión, por ejemplo, una instalación llaves en mano está disponible alrededor de los 1.500€. Cuando hablamos de instalaciones más grandes, la cifra podría subir hasta los 30.000€. No obstante, el retorno de la inversión se sitúa entre medio año y un año y medio. Además, una pyme puede reducir su factura eléctrica hasta un 30% con estas medidas.

A partir de vuestra experiencia, ¿cómo de interesadas están las pymes españolas en mejorar su eficiencia energética?

Después de la desaceleración económica, las pymes españolas han empezado a tomar conciencia de la necesidad de gestionar todos los costes. Con el aumento de la competitividad, la necesidad de diferenciarse es mayor. Eso implica ser más eficiente y capaz de gestionar mejor.

¿Hay algunos sectores que muestren más interés que otros?

Los sectores más sensibilizados son los que tienen una mayor intensidad energética, es decir: los que necesitan más energía para producir. Sin embargo, también hay sectores en los que hay una importante presión por parte del consumidor, que quiere productos elaborados de forma sostenible en toda la cadena de valor. Por ejemplo, un sector que está trabajando muchísimo en este sentido es el agroalimentario porque necesita mostrar una mayor concienciación, menos emisiones de CO2 y menos energía consumida.

Schneider Electric ofrece servicios y soluciones para la compensación de la energía reactiva, además de una amplia gama de productos para la corrección del factor de potencia. En el entorno de la eficiencia energética, las medianas empresas pueden conocer todas las soluciones a su alcance aquí.

 

Deja una respuesta

  • (will not be published)