Gestión de la energía

Frío que cala hasta los electrodos

 

Frío que cala hasta los electrodos

Las conversaciones de ascensor tienen esta semana un claro protagonista en toda España: el frío. Los partes meteorológicos ya nos avanzaban hace unos días que a partir de este lunes las temperaturas bajarían de manera destacada hasta dejar todo el territorio bajo cero, algo que no veíamos desde 2012. La responsable, una ola de frío siberiano que está azotando toda Europa.

 

Ante esta situación, esperamos que la demanda eléctrica suba de manera inversamente proporcional a la bajada de temperaturas. Históricamente, las olas de frío han sido responsables de algunas de las puntas de consumo más destacadas, como por ejemplo la ocurrida el 2 de marzo de 2003 con un consumo de 38.040 megavatio. Ayer el consumo punto batió esta cifra superando los 39867MW y hoy, ha vuelto a superar los 39800MW.

 

Algunos países ya han alertado sobre la necesidad de controlar el consumo para evitar inestabilidad y los cortes de suministro. Es el caso de Francia que debe dar respuesta al esperado pico de consumo con siete de sus 58 reactores nucleares parados por mantenimiento. Ante la excepcionalidad de la situación, la empresa de transporte eléctrico francesa, RTE, tiene listo un protocolo de medias de ahorro con el objetivo de evitar grandes problemas de suministro que se pueden ir implementando en relación a las circunstancias específicas de cada momento.

 

En primer lugar, la empresa pedirá a los particulares que moderen su consumo eléctrico en las horas punta (de 8 a 13 y a alrededor de las 19), medida con la que se espera ahorrar unos 3.000 megavatios. En segundo lugar, la RTE cuenta con el compromiso de 21 plantas industriales para poder interrumpir el suministro durante un período de tiempo determinado, con lo que se lograría un ahorro de 1.500 megavatios. En tercer lugar, se podría reducir la tensión de la red en un 5%, porcentaje que, aunque imperceptible para el usuario, permitiría ahorrar 4.000 megavatios. Por último, el país podría cortar el suministro a determinadas zonas del país de forma rotativa durante un período máximo de dos horas.

 

Circunstancias excepcionales, que piden medidas excepcionales. Pero, ¿podemos estar tranquilos en España? En principio y gracias a la exactitud que ofrecen hoy los sistemas de previsión meteorológica, podemos conocer el desarrollo de la ola de frío en todo el territorio y Red Eléctrica puede hacer una previsión del consumo acorde al mismo. Previsión que aún no ha levantado alertas importantes en el país, por lo tanto, podemos estar relativamente tranquilos.

 

A pesar de la tranquilidad, debemos estar preparados para reducir nuestro consumo si se da una situación excepcional y piden nuestra colaboración como usuarios particulares. Os dejo aquí algunas propuestas:

  • Poner en marcha lavadoras, lavavajillas o secadoras a partir de las 22h
  • Evitar el uso de horno, placas de cocina e incluso el microondas siempre que sea posible
  • Abrigarse también en casa y en el trabajo para poder bajar los termostatos entre 1 o 2 grados
  • Apagar totalmente dispositivos electrónicos (ordenadores, pantallas, etc.) cuando acabes tu jornada laboral
  • Reducir el uso de calentadores eléctricos, ascensores e impresoras cuando sea posible
  • Regular los termostatos de zonas de poco paso (vestíbulos, escaleras, etc.) entre 12 y 19 grados y reducir la temperatura a 16º de todas las estancias durante la noche
  • Apagar las luces siempre que no estés en la estancia
  • No dejar los aparatos eléctricos en stand by
  • Difundir estas medidas para lograr una reducción del consumo mayoritaria

Señores y señoras, abríguense Siberia ha llegado a España.

Deja una respuesta

  • (will not be published)