Formación/Investigación

La formación como valor de empresa

Empleados/as del centro de Meliana en una de las sesiones de formación de esta semana

Empleados/as del centro de Meliana en una de las sesiones de formación de esta semana

Hoy cerramos la tercera edición de la ‘Learning Week’ de Schneider Electric, que ha ofrecido multitud de cursos tanto presenciales como online para sus trabajadores alrededor del mundo. De nuevo, esta semana ha sido un éxito tanto para empleados/as como para Schneider Electric.

Hasta hace unos años, la formación continuada era vista como un elemento entorpecedor del trabajo habitual, en un entorno laboral muy estable y poco ambicioso. Pero ya hace un par de décadas que seguir ampliando los horizontes formativos suma, tanto mediante iniciativas promovidas por la empresa como por el propio trabajador/a.

Hoy, la visión positiva de la formación da un paso más y conforma, para las nuevas generaciones que se incorporan al mercado laboral, un valor de empresa. Los conocidos como milenials han pasado la mayor parte de su vida formándose y no quieren dejar de hacerlo. Quieren saber más, crecer más, adquirir conocimientos de varios sectores que les aporten una visión más amplia. Y nosotros queremos que lo hagan y queremos hacerlo, aunque no seamos generacionalmente milenials.

No podemos olvidar que el mundo cambia constantemente. Diariamente hay nuevos lanzamientos, nuevas redes, nuevas propuestas. Cambios a los que nos hemos de adaptar. Esta característica, que afecta tanto al ámbito laboral como al personal, provoca que la vida útil de nuestras habilidades adquiridas mediante formación tenga una duración de 2.5 a 5 años. La formación es hoy un imperativo, no algo simplemente positivo que valorar desde recursos humanos. Es más, la disposición de las empresas a la formación no solo se valora desde el lado del empleador, se valora desde el lado del contratado, convirtiéndose en uno de los principales valores empresariales en los procesos de selección.

Y, desde Schneider Electric, también lo vemos como un valor empresarial y es un aspecto de nuestras políticas internas que cuidamos con especial cariño. Así, más allá de la Learning Week, contamos con un portal específico de formación que nos ayuda a aprender más sobre todo aquello nuevo en nuestro sector, sobre gestión y sobre crecimiento formativo.

Tal y como dice Miquel Porret en su libro Recursos Humanos la formación empresarial es una inversión que nos permite mejorar aptitudes, facilita oportunidades, cambia actitudes e incrementa la polivalencia. Todos tenemos claro que la formación es una inversión que se hace desde las dos partes implicadas, pero es la mejor inversión que podemos hacer.

Deja una respuesta

  • (will not be published)