Data centers

Encuentra las (aproximadamente) 7 diferencias entre los centros de datos (II)

En un post anterior, repasábamos las diferentes tipologías que podemos encontrar en un centro de datos modular prefabricado en referencia a su funcionalidad. Ahora, analizaremos las modalidades que surgen en relación a su forma y su configuración. ¡Toma nota!

Los centros de datos prefabricados pueden tener diferentes factores de forma o, lo que es lo mismo, distintos tipos de estructura, tamaño y forma. El formato de cualquier solución afecta a su facilidad de transporte y colocación, y a su ubicación (interior o exterior, en el suelo o en el techo).

Para escoger el tipo que mejor nos funciona, es necesario estudiar los distintos factores de forma o las combinaciones posibles entre ellos. Para ello, debemos tener en cuenta requisitos como la facilidad de transporte, la exposición a cambios meteorológicos o la capacidad y escalabilidad.

  1. Facilidad de transporte: Si tienes que viajar, tu solución es un contenedor ISO o, dicho de otra manera, un envolvente de transporte estandarizado fabricado en acero y reutilizable. Estos contenedores se diseñan para el almacenamiento y transporte seguro y eficaz de materiales desde un medio de transporte a otro: por ejemplo, de un buque a un ferrocarril o un camión. Las normas ISO regulan distintos aspectos para facilitar y estandarizar el transporte y la manipulación. Las dimensiones estándar para el uso de estos contenedores como módulos de centros de datos son 6,10m x 2,44 m y 12,2m x 2,44m.
  1. Exposición a cambios meteorológicos: Si tu centro de datos debe enfrentarse a condiciones adversas, lo tuyo es un envolvente. También conocido como cubierta, carcasa metálica o sala modular, el envolvente es menos estándar a nivel de dimensiones y transporte que los contenedores ISO. Además, los costes de transporte y manipulación pueden ser también superiores ya que funcionan como una construcción Lego: la mayoría de envolventes se construyen, se integran con los equipos de centro de datos, se prueban y se ponen en marcha en una fábrica. A continuación, se desmontan y vuelven a montarse en el centro de trabajo del cliente. Sin embargo, este factor de forma es más flexible en cuanto a la capacidad de IT que puede soportar y en la distribución del equipo en su interior. Muchos envolventes están especificados para uso exterior y, por eso, pueden exponerse a condiciones meteorológicas adversas.
  1. Capacidad y escalabilidad: Si tienes grandes necesidades energéticas, el montaje sobre estructura es tu mejor opción. Se trata de un método de distribución y almacenaje en el que la maquinaria se monta en la fábrica permanentemente sobre una estructura, unos raíles, o un palé metálico. Así, el equipo puede transportarse fácilmente y con seguridad. No obstante, estos módulos no suelen estar diseñados para el uso exterior.

Por otra parte, a nivel de configuración, los enfoques que encontramos pueden dividirse también en tres categorías principales: semiprefabricados, completamente prefabricados y micros.

  1. Semiprefabricados: están formados por una combinación de bloques funcionales prefabricados y otros convencionales. Otras posibles combinaciones son las plantas de energía y refrigeración tradicionales con módulos de espacio de IT en el exterior.

Es tu mejor opción si: el centro de datos existente no dispone de capacidad energética o de refrigeración necesaria, no dispones del espacio IT necesario, un nuevo centro de datos de clase empresarial cuenta con un entorno de IT combinado o deseas que un plan a corto plazo corrija una diferencia en la capacidad y/o fiabilidad hasta la implementación de un plan a largo plazo.

  1. Completamente prefabricados: se implementan módulos para los tres bloques funcionales. Esto proporciona, por un lado, la cantidad de energía y refrigeración necesaria para el centro de datos y, por el otro, espacio para los equipos IT críticos. Los despliegues varían en función de la forma, la capacidad de energía, la tecnología y la ubicación.

Es tu mejor opción si: la escalabilidad es necesaria, el centro de datos con múltiples arrendatarios desea dividir espacios de IT entre diferentes usuarios, quieres un centro de datos de IT homogéneo y a gran escala, deseas escalar la capacidad necesitas un centro de datos de reparación para una catástrofe de gran magnitud.

  1. Micro: los micro centro de datos son, en realidad, un tipo específico de centro de datos completamente prefabricado. Destaca su configuración independiente debido a una característica singular: los componentes están ubicados en una única estructura. Con él, se consigue un entorno de computación autónomo y seguro. Al combinar varias funciones en un único módulo, su capacidad es algo más limitada: normalmente de 150kW en un solo módulo ISO.

Es tu mejor opción si: necesitas un procesamiento de datos en tiempo real o casi real, tienes una necesidad temporal (eventos deportivos, culturales, etc.), la movilidad de tu centro de datos es importante, necesitas un centro de datos inferior a 150kW, deseas tener propiedad y control de todas las funciones, necesitas tu centro de datos en un entorno exigente (aplicaciones industriales, pozos petrolíferos, etc.) o necesitas un centro de datos de recuperación para una catástrofe de pequeña magnitud.

Hemos visto que los tipos de centros de datos son muy diversos, pero todos coinciden en algo: la necesidad de desplegarlos en un espacio de tiempo corto, la capacidad de escalar su construcción si fuera necesario y la previsión de mejorar su rendimiento.

En cualquier caso, comprender las limitaciones y ventajas con la que nos encontremos en cada caso nos ayudará a escoger la mejor opción.

Deja una respuesta

  • (will not be published)