Data centers

Análisis del coste total de propiedad de un Centro de Datos tradicional frente a un Centro de Datos prefabricado escalable

Como podemos comprobar, el uso de los centros de datos está cada vez más extendido en nuestro día a día, y con él el desarrollo de la tecnología que lo acompaña. Actualmente, los sistemas de alimentación y refrigeración disponibles son mucho más modulares, estandarizados y eficientes que los existentes hace unos años y que podemos ver instalados en la mayoría de centro de datos existentes.

Es lógico que en el momento de ampliar o construir un nuevo centro de datos, siempre se busque minimizar los costes de capital y de explotación, algo que se puede lograr si se especifica la infraestructura física. Por ejemplo, el uso de módulos de alimentación y refrigeración estandarizados, preensamblados e integrados en centros de datos pueden representar un ahorro en el Coste Total de Propiedad (TCO) del 30% en comparación con las infraestructuras del mismo tipo construidas según el modelo tradicional.

Evitar el exceso de capacidad y escalar el diseño a lo largo del tiempo contribuye a un porcentaje significativo del ahorro global. Para ello, es necesario diseñar una infraestructura física con las siguientes características:

  • Componentes estandarizados, preensamblados e integrados.
  • Infraestructura modular escalable que crezca al mismo tiempo que la carga.
  • Componentes de alimentación y refrigeración eficientes.
  • Diseño de refrigeración con modo economizador integrado.
  • Gestión integrada.

Los módulos estandarizados, preensamblados e integrados, también llamados contenedores, facilitan el ahorro de tiempo durante la instalación y son más económicos inicialmente que una infraestructura eléctrica y mecánica de las mismas características implementada mediante obra, porque requiere un diseño personalizado y un esfuerzo considerable.

Pero no sólo eso. Es posible lograr importantes ahorros adicionales gracias a la naturaleza modular de este tipo de instalaciones prefabricadas, porque permiten escalar y dimensionar la capacidad del centro de datos en función de su carga real. Esto, unido a las modernas tecnologías de distribución de la alimentación y la refrigeración, genera un ahorro del TCO cercano al 30% en comparación con un centro de datos tradicional (con un coste de capital del 27,2% y un coste de explotación del 31,6%).  Una reducción del coste a tener en cuenta a la hora de implementar mejoras en los centros de datos ya existentes, o cuando se desea instalar uno nuevo.

Deja una respuesta

  • (will not be published)